Una amplia variedad de especies ancestrales peruanas, como la maca, la tara, el yacón, el sacha inchi, la mashua, corren el riesgo de ser patentadas como si fueran productos de otros países o propiedad de una empresa o persona.

En la actualidad existen 11,690 solicitudes de patentes en el mundo de personas que buscarían adueñarse de estos recursos, interesados además, por las propiedades medicinales que contienen estas especies.

Hace solo unas semanas, el descubrimiento de las valiosas propiedades de la maca despertó el interés comercial de laboratorios que no escatiman esfuerzos por apoderarse legalmente de ella. Es así que China intentó patentar nuestra maca.

Pero, ¿Qué está pasando o que estamos descuidando para que nuestras semillas ancestrales corran semejante riesgo?  Todos los detalles en el siguiente informe.